Reduce la huella de carbono de tus viajes

Si te preocupa el medio ambiente  e intentas controlar el consumo que realizas de energía, de agua y de productos, te interesa saber cómo afectan tus viajes al planeta. En tu día a día tendrás tu sistema y te funcionará con mayor o menor éxito pero conoces las reglas básicas de consumo sostenible.

  1. Ahorra energía y agua
  2. La 3R: reutiliza, recicla y reduce
  3. Reduce tu huella de carbono

Cuando viajas tus actividades varían muchísimo y eso afecta a tu huella de carbono que seguramente aumentará y sobretodo si te desplazas grandes distancias. 

Foto de ZACHARY STAINES @zaccastravels

Foto de ZACHARY STAINES @zaccastravels

Qué es la huella de carbono

La huella de carbono es la cantidad de gases de efecto invernadero emitidos por un individuo por un evento o un producto.  Nos referimos sobretodo a dióxido de carbono y metano pero también a óxido nitroso, ozono y CFC. Absolutamente todo lo que hacemos genera gases que afectan negativamente a la atmósfera.

Partiendo de la base de que todo tiene un efecto nocivo sobre la atmósfera lo que el turismo sostenible persigue, entre otras cosas, es que se opte, dentro de lo posible, por viajar generando la menor huella de carbono posible. Tomar decisiones conscientes sobre tus acciones para que éstas sean menos nocivas para el medio ambiente.


Cómo calcular tu huella de carbono


Cómo hemos dicho antes cuando cuando viajas generas gases de efecto invernadero pero cuando te quedas en casa también. Simplemente los generas de distinta forma.  Existen innumerables herramientas que puedes utilizar para calcular la huella de carbono de distintas actividades es tan sencillo con buscar en google "calculadora de huella de carbono" y escoger la opción que más te guste.

 Por ejemplo en carbonfootprint.com puedes calcular tu gasto en varios tipos de actividades como vivienda, coche, vuelos, tren, etc. 

Puedes calcular tus emisiones de carbono cotidianas y compararlas con las que realizarás en tu próximo viaje y así ser consciente del impacto de tus vacaciones en el medio ambiente. Además, puede ayudarte a tomar decisiones que sean menos contaminantes.


Cómo reducir tu huella de carbono

Partiendo de la base de que lo más sostenible casi siempre va ser siempre no viajar, no podemos negar los beneficios de viajar y por eso vamos a ver qué medidas se pueden tomar para hacerlo de la forma más amigable posible con el medio ambiente.

Las emisiones de gases de efecto invernadero de nuestros viajes proveerán sobretodo del medio de transporte que escojamos para llegar al destino elegido. Por ello, es importante escoger el medio de transporte más eficiente no sólo para llegar al destino sino también una vea ahí para moverte por los alrededores.

Por orden estas serían, en la mayoría de los casos, las formas más eficientes de viajar:

  1. Autobús
  2. Tren
  3. Coche
  4. Avión

Sin embargo, no es tan sencillo ya que a su vez dependerá de diversos factores como la ocupación de los vehículos, el estado de los mismos, el tipo de combustible que utilicen, etc y por eso habría que calcularlo caso por caso. 

Una vez en tu destino, lo recomendables es caminar, usar una bicicleta o el transporte público disponible antes de recurrir a coches.

En cuanto a tu alojamiento, lo ideal es mantener las medidas de ahorro y eficiencia que ya has implementado en tu casa. El hecho de que algo ya esté incluido en el precio no es justificante para hacer un uso irresponsable de ello. A grandes rasgos recomendamos que apagues las luces cuando no las uses, apaga el aire acondicionado cuando no lo necesites y no pidas que te laven las toallas a diario.

Para ecologistas avanzados además existe la posibilidad de compensar la huella de carbono.

Cómo compensar tu huella de carbono

Parece que sólo las grandes empresas o a nivel institucional es posible compensar la huella de carbono pero también se puede hacer a nivel individual.

Para empezar, algunas aerolíneas y compañías colaboran con proyectos de compensación de nuestra huella de carbono permitiendo que se añada un coste extra en la compra del billete para dedicarlo a estos proyectos. 

Estos proyectos están dedicados a reducir la emisión de gases de efecto invernadero y así equilibran los excesos cometidos por otros.   Hay muchas opciones para elegir entre sus proyectos encaminados a reducir la huella de carbono que también brindan beneficios adicionales como biodiversidad, educación, empleos, seguridad alimentaria, agua potable y salud y bienestar en los países en desarrollo.

Se pueden visitar los mercados de compensación y es recomendable asegurarse de su fiabilidad y eficiencia tanto de los propios mercados como de sus proyectos. Algunos proyectos cuentan con sellos de certificación independiente que aportan cierta tranquilidad.

En definitiva lo ideal sería que todos los viajeros siguieramos las siguiente pautas para crear el mínimo impacto en el medio ambiente:

  1. Reducir los eventos o actividades que produzcan más emisiones.
  2. Medir la huella de carbono 
  3. Colaborar con proyectos dedicados a la reducción del carbono para compensar la propia emisión.

¿Qué opinas?

¿Te preocupas por el medio ambiente cuando viajas? ¿Tienes algún truco o consejo que quieras compartir?

Facebook Comments